martes, 19 de julio de 2011

Familia Hogarín: "Mamá vuelve del viaje por Europa"

Hoy es un día especial en casa de los Hogarin: mamá vuelve del viaje que le ha tenido fuera una semana por Europa, así que Paquita ha preparado bollos especiales de los que más le gustan para darle la bienvenida.

- Bienvenida a casa señora, le he preparado algo especial para la merienda.




- Gracias Paquita, tú siempre pensando en todo, qué cansada estoy...
 


- Mamá, cuéntame qué tal te ha ido el viaje...¿qué había por esos sitios?¿has encontrado algo bonito para mí?



- Pero niña, primero hay que comer la merienda, luego ya tendrás tiempo para preguntarle cosas, que tu madre está muy fatigada, entiendelo bonita...


Paquita, ¡qué bollo más grande!, quiero un trozo grande ¿eh?


- Tranquila niña, que hay para todas, además tu madre tendrá hambre, ¿verdad señora? la comida de los aviones es horrible...donde esté un buen bollo casero...
 


- Tienes razón Paquita, tendría que haberte llevado conmigo.
- Hay, señora, no diga tonterías, aquí les dejo la merienda preparada.


- Gracias Paquita, ya puedes retirarte, que tú también debes estar agotada, y aún te queda recoger toda la ropa que he traido...que no te pase nada...

Paquita se retira y las deja solas un rato...



- ¡Ay, mamá, qué contenta estoy de tenerte de nuevo en casa!. Con papá fuera trabajando casi no tengo tiempo para estar con vosotros, y a Paquita la tengo ya cansada...pobrecita.

- Espero que te hayas portado bien en mi ausencia, o no podré enseñarte los regalos que he traido.


- ¿Hay algo para mí? ¿de verdad?, he sido muy buena mamá...he hecho todos los deberes cada día.



- Paquita guapa, ya puedes retirar todo lo de la merienda, así podré traer la maleta de los regalos para que la vea mi niña.


- Claro señora, ahí la está la pobre, llena a reventar...


- Hoy cenaremos un poco más tarde, que ya te he dado la lata suficiente por un rato. Vé a descansar Paquita...no te preocupes, yo traeré la maleta.
- Gracias señora, tengo ya una edad que no estoy para tantos trotes...


- Aquí está un regalito muy especial para mi niña más bonita del mundo...


- Mamá, es una colcha roja..¿para qué quiero yo una colcha? Si tengo una nueva azul de la otra vez que papá se fue de viaje...




- No cariño, no es una colcha, es una capa roja, para tí, para cuando quieras ir a visitar a la abuela, así no te resfriarás por el camino, que el bosque está muy frío a esas horas de la tarde...




- ¡Una capa! qué bonita...me encanta mamá...¡muchas gracias!


- A ver que te ayudo a ponértela...¡te queda muy bien, justo de tu talla!. Hija, me estoy acordando que no tenemos pan para la cena, ¿quieres ir tú a buscar una barra?. Así le llevamos un bocadillo a la abuela...

- Claro mamá, voy a la panadería un momento, que ya falta poco para que cierren...


 Por el camino la niña va pensando...

- Todo esto de la capa me suena a algo...no sé ahora mismo a qué cosa, pero se parece al cuento de Caperucita roja...y encima ahora tengo que correr a casa de la abuela, menos mal que tengo la capa. Pero bueno, me la quito un rato y bajaré a la panadería...
 


- Hola Marcela, ¡qué frío hace!, quiero una barra de pan para la cena.
- Toma hija, ¿pero ya puedes con ella? ¡Si casi es más grande que tú...!




- ¡Claro que puedo!. ¡Hoy ha vuelto mamá del viaje por fin!
- Vaya, con razón te veo tan contenta. Dale recuerdos a tu mamá y a Paquita, que hace tiempo que no la veo, está muy atareada parece...



- Les daré recuerdos a las dos de su parte, ahora debo darme prisa, me espera mi abuelita también para que le lleve el bocadillo de la cena.
- Madremia, ¿y tu abuela ya podrá morder este pan tan duro y grande? la corteza es de la mejor...pero para una anciana no sé...
- Claro que puede, tiene unos dientes muy fuertes mi abuela...quizá porque tiene algo que ver en ello el lobo...
- ¿El lobo?¿pero qué lobo dices niña? aquí no hay lobos...
- Yo me entiendo...yo me entiendo...

8 comentarios:

Athena Rodríguez dijo...

Ha sido muy gracioso me ha gustado lo de la colcha y lo del lobo, la imaginación de los niños es inagotable, la de nosotros debería ser así, aunque tu tienes una muy buena. Besos mandarina!

facu_pop dijo...

me encantan que monas son,ideales para jugar.

Carmina dijo...

una divinidad, el ansia de tenerlos de pequeña, fue el detonante para empezar mi casa en miniatura, me ha encantado esta historia, con la que me has transportado de nuevo a mi niñez, felicidades...

KaRoL ScAnDiu dijo...

¡¡Desconocía este mundo tuyo!!

Qué lindooo:D

Tengo una pasión secreta por las casas de muñecas y las miniaturas de este mundo.
Ains, qué tierna la historia y las muñequitas, una ricuraaa:D

Un beso, mi Mandarina, y por aquí me tendrás:D

Kisses...

Rossetti dijo...

jajajajajajajajajaja desde luego tu pequeña no se aburre, qué imaginación! Y por cierto, la mamá le tenía que haber traído un detallito también a Paquita, que desde luego se desloma trabajando!!!

marisa desaztre dijo...

Jajajaja, no me extraña que haya tanto paro ¡si todo el trabajo lo tiene la criada!¡Hasta hace de dependienta y tó!.Bezozzzzz y espero la próxima historieta.

Luijuas y Cia. dijo...

¡¡¡MOLA!!!

Lucía dijo...

Graciosisima la historia montada.